Caldera de gasificacion de leña

Caldera de gasificacion de leña

Descripción

Caldera de gasificación alta eficiencia

La caldera de biomasa Lignum IB es una caldera de gasificación de llama invertida para troncos de leña, que se presenta en una gama de tres potencias 20, 30 y 40 kW.

Entre sus numerosas ventajas podemos destacar las siguientes:
• Su alta eficiencia energética que permite reducir el consumo.
• Una autonomía de carga hasta siete horas.
• Ajusta la potencia generada a la demandada gracias a su sistema de modulación electrónica.
• Incorpora un sistema de seguridad contra sobrecalentamiento

Ventajas

MODULACIÓN ELECTRÓNICA

La caldera esta equipada con un control electrónico que permite navegar de forma clara y sencilla por las distintas opciones de control.

Este control permite ajustar la potencia de la caldera a las necesidades de la instalación, modulando la velocidad del ventilador llegando a valores de hasta el 50% de la potencia nominal, mejorando la eficiencia de la caldera.

APAGADO AUTOMÁTICO POR CONSUMO DE COMBUSTIBLE

En el caso de que la sonda de temperatura de humos detecte la ausencia de temperatura durante un tiempo prolongado en la salida de humos, se para el ventilador extinguiéndose la llama para evitar pérdidas de calor.

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Eficiencia energéticaLos gases que se generan en la cámara de combustión parten de una temperatura de 1.000ºC y circulan a través de un sistema de retardadores que consigue reducir la temperatura de estos por debajo de los 160ºC, reduciendo de esta manera el consumo y aumentado la autonomía de carga de la caldera.

La eficiencia obtenida es del 92%, lo que supera el 80% exigido por la normativa de instalación.

AUTONOMÍA DE CARGA

Por la gran eficiencia de la caldera junto con un amplio volumen del hogar, se consigue tener una autonomía de hasta siete horas. Lógicamente, esta autonomía depende del dimensionamiento de la caldera en relación con la potencia demandada.

SEGURIDAD E SOBRECALENTAMIENTO

La caldera esta equipada con un sistema para evitar el sobrecalentamiento.

El sistema cuenta con una válvula de descarga térmica que permite circular agua de red a través del serpentín de refrigeración, siempre y cuando la caldera supera los 95ºC.

Al circular el agua de red a través del sistema de refrigeración se consigue evitar el sobrecalentamiento de la caldera